Skip to main content

Cuando en un trabajo de creación de producto digital se aborda un proceso de definición de Experiencia de Usuario (UX según las siglas en inglés de «User Experience«), éste proceso cuenta con diferentes etapas. Este proceso busca que exista una relación satisfactoria entre el usuario y el producto o servicio en sí.

En la definición de la Experiencia de Usuario se tienen en cuenta diferentes ámbitos de conocimientos. Es importante saber que los profesionales y equipos relacionados deben estar tan comprometidos tanto con el bienestar del usuario, como con los objetivos de negocio y con las limitaciones o posibilidades tecnológicas, ¡entre otros factores!

Por eso es muy común encontrar equipos muy dispares y con perfiles multidisciplinarios.

Producto Digital ¿cómo abordarlo?

Un producto digital es fruto de un trabajo que normalmente parte de una idea de negocio ó de una necesidad. Ó de una función a cubrir. Y se desarrolla en base a tecnologías determinadas. Incluso el más sencillo requiere aplicar una serie de procesos que se recogen en metodologías e incluso «frameworks» de trabajo.

Antes de contar las fases, es interesante conocer que los procesos de creación de producto pueden clasificarse como lineales o iterativos. Aunque el propio nombre lo indica, lo definimos:

  • Proceso Lineal: Éstos se construyen en base a un ejercicio de una sola dirección que tiene un inicio y un final claro.
  • Proceso Iterativo: En el caso del proceso iterativo, nos valdremos de la realización de varios procesos, creados como capas, que se van sumando una sobre otra para tratar de mejorar con cada una el producto inicial. Que muchas veces comienza su vida como algo pequeño, alejado de lo que será al final. Es el famoso MVP o Producto Mínimo Viable.

En la experiencia de usuario, casi todo es iterativo

Cualquier cosa que se defina en base a las personas es, en sí misma, cambiante. Como cuando alguien pregunta sobre algo y dice – Pero… ¿Eso se podría mejorar? – Bueno, sí. Siempre sí. Por poco que sea, todo se puede mejorar. Y de eso trata el asunto: de mejora continua.

Algo similar ocurre con los productos digitales. Y tanto es así, que ese proceso de iteración en el que se genera una especie de círculo o rueda sobre la que se gira constantemente, se ha convertido en una característica casi inseparable de la metodología UX.

Diferentes etapas del proceso UX

Las etapas del desarrollo UX son básicamente 5, pero por su carácter repetitivo, dependiendo del momento de madurez en el que estemos, se aplicará más esfuerzo y tiempo a unas u otras fases. Es decir, que estas partes del proceso son variables y dentro de cada una de estas fases los pasos son también variables y adaptables a cada proyecto.

Vamos a listar en orden las diferentes etapas del proceso de iteración en UX.

Las etapas del desarrollo UX son básicamente 5, pero por su carácter repetitivo, dependiendo del momento de madurez, se aplicará más esfuerzo y tiempo a unas u otras fases. Es decir, que estas partes del proceso son variables y dentro de cada una de estas fases los pasos son también variables y adaptables a cada proyecto.

Las diferentes etapas del proceso UX:

  • Research o investigación
  • Organización y estructura
  • Bocetos y prototipos de alto nivel
  • Pruebas y tests
  • Aplicación en el diseño de interfaz (UI)

Y a empezar de nuevo. Una vez que la interfaz está definida y comienza su rodaje, hay que ocuparse de conseguir datos, realizar nuevos trabajos de investigación, para darle una nueva vuelta a la rueda.

Fase de Research

En la fase de investigación se intentará estudiar todo lo relacionado con el producto digital desde la máxima amplitud de perspectivas posibles y tratando de recopilar la máxima cantidad de información relevante para el producto. En esta fase es en la que se definen objetivos y estrategia para alcanzarlos. Para ello existen infinidad de dinámicas y herramientas. Desde el estudio y definición de la propuesta de valor del proyecto o negocio, los perfiles de público objetivo, investigación de mercado, Business Model Canvas, estudios de usuario, encuestas… en fin, todas las técnicas o dinámicas que permitan acercarse a la información que luego va a permitir tomar decisiones en base a un sustento sólido, evitando construir sobre percepciones equivocadas y nutriendo el proceso con información de valor.

Con esta información bien estructurada, los objetivos definidos y la estrategia clara, se pasa a la siguiente fase del proceso.

Fase de Organización

En este punto, es importante tratar de ordenar y estructurar la información y el contenido teniendo en cuenta tanto el entorno o contexto, a los usuarios y el negocio.

De este ejercicio se obtiene la arquitectura de la información y se generan mapas de arquitectura y esquemas de navegación. De una forma conceptual, el producto digital empieza a tener la base sobre la que se asentará un buen esqueleto.

En este punto es donde debe atenderse a crear, en base a esa estructura y necesidades, los flujos de navegación y de funcionalidades que sean necesarias para dar vida a un producto digital que cubra esos objetivos que se han definido.

Fase de Prototipado

También conocido como «Wireframing«, es la parte del proceso donde se empieza a bocetar.

  • Prototipado de baja definición. Para definir las funcionalidades y las pantallas, bocetándolas como estructura. Este prototipado acabará mostrando un esquema completo de las páginas y secciones del sitio, cuál de ellas albergará qué funciones, recibirá anotaciones y será objeto de repaso por el equipo tanto decisor como ejecutor (si es que hay división) porque sobre lo que se apruebe en esta fase, se construirá en las siguientes. Son las líneas maestras del proyecto.
  • Prototipado interactivo. En este punto, se aplica una mínima capa gráfica a los wireframes anteriores e incluso se les puede dar cierta interactividad o al menos intentar simularla: hay diversas herramientas como Principle o incluso el mismo Adobe XD que ya permite generar interactividad básica desde el mismo diseño. Si es posible, sin haber tirado una sola línea de código. Se trata de llegar a la fase de validación habiendo sido lo más rápidos posibles.

Así, al final de esta fase, habrá un primer retrato detallado del producto en sí, con entidad suficiente para ponerlo en las manos de un testeo y que permitirá validar lo realizado antes del siguiente paso.

Todo lo que se aprende antes de llevar al producto final, todo lo que se mejora durante el proceso, es beneficio para el usuario y ahorro en desarrollo, en errores y en depuración.

Fase de Testeos

Es el momento de poner en la mesa lo realizado hasta el momento para ver si responde a las necesidades planteadas, de la forma esperada.

Ésto se puede hacer gracias a dinámicas como son los tests con usuarios, donde es posible aproximarse a las sensaciones positivas y frustraciones que el prototipo está generando en los usuarios, para mejorar el producto digital en cuestión.

En esta fase del proceso UX hay que tratar de revisar los diagramas de flujo, es decir, dónde está cada cosa, cuáles son los caminos que sigue el usuario para obtener lo que desea a través del producto.

¿Y qué hacer con esto? Informes de mejora, para tratar de implementar lo antes posible sobre el prototipo que, ahora sí, está listo para seguir el rumbo hacia el final de la primera vuelta en el proceso de creación UX.

Fase de UI

Esta es la última fase del proceso de diseño UX y es la fase en la que el diseño finalmente se materializa y donde entra la marca y lo gráfico con todas sus fuerzas. A este punto se llega habiendo validado las conclusiones obtenidas en la fase de investigación, con una estructura clara a nivel conceptual y con todos los elementos y funcionalidades bien definidos y flujos de navegación y respuesta a necesidades ya testada.

En este punto cobran especial relevancia tanto el branding de cada marca o proyecto, como maneras de estructurar el trabajo y entender los productos digitales como pueden ser los sistemas de diseño. El primero como generador de personalidad, diferenciación y confianza, en línea con objetivos y estrategia del producto digital en cuestión, y el segundo como forma de entender el trabajo en entornos de equipos digitales. Los sistemas de diseño, entre otras cosas, permiten recopilar y estructurar en un mismo lugar todos los componentes de un producto digital (o varios) aglutinando diseño, documentación y código.

Volviendo a la fase de diseño UI, el objetivo de esta fase será obtener un compendio de componentes, páginas y elementos completamente definidos y diseñados en detalle preparados para pasar a la fase técnica en la que el equipo de programación implementará estos diseños sobre la tecnología concreta del proyecto.

Para que el trabajo en desarrollo sea el adecuado, se acompañan los diseños con guías en las que se explica cómo deben responder las diferentes pantallas y elementos a la interacción. Se trata de no dejar lugar a la duda y que el desarrollo en código posterior responda de forma correcta ante los requerimientos del proyecto.

¿Eso es todo?

No, es un proceso cíclico. Con el producto arriba, funcionando y a mano del usuario, hay que ser capaces de obtener datos y métricas que ayuden a enriquecer nuevos procesos de diseño UX en los que volver a empezar por la fase de investigación recopilando información.

Para eso hay decenas de formas y dinámicas que pueden ayudar según cuáles sean los objetos de la medición o mejora. Desde test A/B en los que se pueda poner, una frente a otra, dos soluciones a un mismo problema y testar cuál funciona mejor, a trabajos sobre el journey o recorrido de los usuarios de la plataforma, entre otras.

Un producto digital tiene que estar vivo

Se trata de nunca parar de medir y de iterar para que el producto digital esté vivo y el proceso de diseño de la Experiencia de Usuario se mantenga como acompañante en el camino de la vida del producto en sí.

Induo

Autor Induo

Mas post de Induo

Induo 2021. Derechos reservados